lunes, 26 de septiembre de 2016

AQUÍ COMENZÓ LA RECONQUISTA (18.11.14)


Eran tiempos de batallas,
oscura y cruel Edad Media,
de combates y emboscadas  
de luchas, asedios, ... guerras.
 
En los valles escondidos
bajo las cumbres enhiestas
que desafían al cielo
con los dientes de sus sierras,
una partida de hombres
con fe y orgullo en sus venas
reunido se han en la ermita
que en silencio los contempla.


Don Pelayo es su caudillo,
el Rey Astur que aquí empieza
en las tierras de León
la formidable epopeya.

Alzado sobre su escudo,
proclamada su nobleza,
ante la sagrada imagen
solemne se juramenta.
 
Entre rocas milenarias,
simas, gargantas, veredas,
profundos desfiladeros
que cortan fieros la tierra,
entre rutas escondidas,
montes,  ríos, bosques, peñas,
comienza la Reconquista
y se inicia la gran gesta.
 
A la Ermita de Corona
que se oculta tras la senda
hemos arribado hoy
de la Historia tras sus huellas.
 
El sonido del sosiego
protegía fiel la iglesia,  
tan solo el correr del agua,
cristalina entre las piedras, 
se escuchaba dulcemente
en la tranquila pradera.
 




 


Mas pareciome escuchar
en el aire de las sierras
el choque de los broqueles,
las espadas, las espuelas
y un antiguo juramento
que la montaña se lleva.

Porque aquí fue Don Pelayo
donde comenzó su gesta
y en la Ermita de Corona
escrita está su leyenda.

                       © A. Manrique Cerrato.- 2014

  













 





 













     

jueves, 22 de septiembre de 2016

EL ÚLTIMO DÍA DEL VERANO 2016



El último día del verano
tiene un poso
de melancolía.

Un soplo de viento
todavía cálido
o, tal vez ya fresco;
quizá unas gotas de lluvia,
primeras,
en la ventana .

El último día
tiene granos de arena
entre las hojas de un libro
mojado;
un billete de avión
que quedó
en un bolsillo
olvidado,
y un folleto
en el maletero
arrugado
junto a un ticket de descuento
para el parque acuático.


Camisetas y sandalias
que guardar en el armario
y una mochila
con los libros preparados.

Tiene un montón de fotos,
de ciudades lejanas,
monumentos,
hermosos paisajes,
y excursiones
entre las montañas.

Y muchos momentos
vividos intensamente
a la orilla 
de la playa.

Tiene juegos,
aventuras,
tesoros escondidos,
emociones compartidas,
y vivencias
de las que dejan
en el corazón
su marca.



Tiene la nostalgia
de lo que se fue
en este 
y en otros veranos.


Y el vértigo
de comenzar
un nuevo año.


Es el último día.


El último día
del verano.

                        © A. Manrique Cerrato.- 2012





Como con las caracolas de nuestra infancia, aquí podéis oír el mar como fondo del poema:

                              























¡Buen fin de semana, amigos!